Un Blog de Variedades

Publicación y crítica de diversas manifestaciones artísticas, literarias, sociales y culturales

Un loco mundo loco

Publicado por unblogdevariedades en 29 marzo 2009

Como pocas veces, los medios bullanguean con la cuestión educativa (sólo hoy, por ejemplo, y sólo en uno de los pornoperiódicos, acá, acá y acá). Pareciera que intentan construir otro tema de agenda, como sucede en toda época de campaña. Así, se traviste una situación de inequedad y de crisis, maquillándola para el lado donde la encapsulada mentalidad media mejor se identifica: la escuela-depósito. Mientras tanto, en la provincia de Buenos Aires, los gremios entreguistas (que siguen siendo votados por docentes que, en su mayoría, tienen esa misma mentalidad pret-à-porter) están a punto de consumar un nuevo coito anal de proporciones.

Claro que también, nuestros chanchitos medios porteños dan cuenta de su regodeo por el caos en los demás frentes, y se preocupan a la vez por los númeritos de la tómbola del Indec, las nefastas consecuencias del adelantamiento de la fecha de elecciones, y en releer Casa tomada más sutilmente que Sebrelli. Una lindura, el pasquín de hoy. En ningún lado se encuentra retractación alguna sobre las insinuaciones que vino dando toda la semana respecto de que era el gobierno de Sara K-ay el que interfería sus señales, y que al final no sería, tal como afirma este kamikaze k-ísta. En el medio, el alocado alegato en favor de un tirano, en la pluma de alguien de quien es impensable que se le esté desajustando un tornillo, sino todo lo contrario: suele ser un think-tank k-ísta, que tira a la tierra del discurso las semillas de las interpretaciones futuras.

Vivimos entrampados en la superficie, en la doctrina del mal menor, en el ya se verá mezclado con el no te metás. A casi nadie le importa un rábano pensar las cosas desde otro lugar que no sea la anestesia mass-mediática, la ignominia unilineal o el clisé tranquilizador. Paradojas del supuesto mundo hiperinformado actual, que con esa misma sobreabundancia garantiza que el pensamiento se sature antes de empezar. El farandulero colombiano, pletórico de este tipo de votantes, agradecido.

Publicado en Pastillero | Leave a Comment »

Alejandra espera…

Publicado por unblogdevariedades en 29 marzo 2009

Ya se conoce mi admiración cuasi devota por Alejandra Pizarnik • Copio y pego a continuación una excelente poesía que publicó Pablo

Alejandra espera.
Balbucea con esmero algún puñado de palabras
Sueña algún espejo que devuelva de ella
Una imagen distinta de su propia quietud

El alba la encuentra sentada
Espiando en el umbral de su memoria
Ve pasar montones de sombras, silencios
Y es allí, donde su alma florece

Desafía las limitaciones del entronizado amanecer
Descubre puentes en el aire hasta el olvido
Potencia su razón en un pequeño calabozo, de formas, de sombras,
Se anuncia, se va.

Su aposento de tormentos sedujo sus entrañas
Que si la muerte, que si su risa
Que si la vida, que si su llanto

Brazadas, como oleajes de recuerdos fugaces
Arremeten con pasión desde el vaivén tus sombras.
Donde la incertidumbre se despoja y se desdice
Desentraña y se aleja de lo que ella solo nombra

Alejandra escupe pelusas, maldice miedos, vomita el fin.
Comprende en una imagen las oscuras perfecciones que transitan la memoria
Se disuelve en pequeñas ideas, y una casa de muñecas fúnebres, precipitan desgraciados huracanes.

Atrae aquel silbido y sus encantos; tu codicia de sonetos mandarines
- ¡Ya no llores!
Por favor, Alejandra, ¿es que no me ves?

Llegada de siempre te irás por todas partes
Donde la mística perfecta del entierro, tu pasión: ¡los encantos de sirena!
¡OH! vagabundo de antiguas colonias: ¡llévate el misterio donde no lo vea!
“Arriveé de toujours, qui t´en iras partout”

Alejandra no despierta
Se tiñe de gris su propio silencio, ¡oh; Fiel caballero de otra orden!,
Nadie escucho tus intrépidas plegarias.
Y es el fin, ahora, como espasmo oscuro en el silencio de sus labios
Quien la vomita a ella.

Poesías de Pizarnik

Publicado en Textos Recogidos | Leave a Comment »

Impacto profundo: el planeta estalla en 2036

Publicado por unblogdevariedades en 28 marzo 2009

Se viene el fin del mundo, se viene • Veamos muchas pelis y aprendamos cómo hacer para hermanarnos • La joda es que en Yankeeland ya no será novedad eso de que gobierne un presidente negro

La industria del cine en su versión exasperada, es decir, hollywoodense, siempre trabajó con un otro ficcional que representa uno-a-uno los defectos, desviaciones y oscuras intenciones del otro socio-histórico: el comunista, el inmigrante ilegal, Oriente y/o el Islam.

Uno de los casos más emblemáticos que recuerdo, entre los últimos, es el de la película 300, una cinta que desde el punto de vista de la factura puede ser considerada correcta pero que -y aquí radica su principal carácter vomitivo- fuerza la ambientación histórica para construir y fortalecer la identidad norteamericana e imperialista de estos tiempos: en Esparta nadie luchaba por la libertad y la democracia (había esclavos y no se elegía al rey, digamos), contra aquellos que se oponían al estilo de vida espartano (una especie de american way injertado en la antigüedad), ni era tan prístina la idea de confederación de naciones giregas (o sea, democráticas y liberales). Las arengas y motivaciones del histórico Leónidas de las Guerras Médicas habrán de haber sido, precisamente, bien históricas: la defensa de la autonomía, la detención del avance oriental en virtud de la ubicación estratégica de Esparta, etc., pero poco relacionadas con ese rey corazón-valiente que la película muestra. Todo lo que hay en este film está para construir las representaciones estereotípicas del nosotros/otros actual, fundadas en una supuesta verificación histórica: Jerjes y sus excesos, los persas (es decir, el actual Irán) que no son ciudadanos en un sistema político propio sino esclavos de un régimen opresor, y hasta los atenienses, tan poco aguerridos y simpáticos (lo cual en inglés puede ser traducido literalmente por la palabra gay: blanditos) Alegoría del Imperio actual, antes que ambientación histórica (más allá de que escuditos, joyas y demás objetos sean de la época: la historia no es simplemente las cosas), la película tuvo relativo éxito comercial, y más de uno/a la defiende, es decir, compró pasivamente su bosta ideológica, engolosinados quizás por la magnificencia visual en general, y de las escenas de acción en particular.

Otras muchísimas películas entrarían en serie con 300, entre ellas la primera de la saga de La Guerra de las Galaxias (no me vuelvan loco con que la primera es la tercera y esas cosas: la de fines de los ’70 o principísimos de los ’80, la primera que se vio en cine, y con cuyos muñequitos articulados jugaba la niñez de entonces), Matrix a partir de su segunda parte, etc. El confitero, amigos, no es boludo, y sabe que sus caramelitos se compran si el envase es llamativo y gusta.

Otra vertiente de lo mismo lo ofrecen las películas en cuya trama una “amenaza externa” reúne a todos los terrícolas, aunados y solidarios, para defender su “seguridad interior” (concepto que a nosotros, por ejemplo, nos remite al genocidio de la dictadura militar). Esa amenaza puede provenir de una era glacial, una enfermedad, un ataque alienígena o, como en Impacto profundo, un meteorito. En todos estos casos, la humanidad entera olvida sus luchas hegemónicas, se reúne (aceptando tácitamente el predominio yanqui: todo, siempre, transcurrirá en una base militar norteamericana, con científicos norteamericanos y héroes norteamericanos) y así, beatmente feliz, vence a aquello que la aquejaba: un mensaje más o menos parecido a “mientras no tenemos nada realmente importante en qué dedicarnos, peleemos; pero cuando las papas quemen en serio, unámonos al verdadero amo, que él sabrá recibirnos y defendernos generosamente” La peligrosidad del otro, que redime y cohesiona, justifica el olvido de las intrascendencias (el orden desigual del mundo) y hace suponer un futuro feliz y hermanado.

¿A qué viene todo esto? A que hoy nuestro amado pasquín La Nación publica que en 2036 quizás nos lleve puestos un asteroide que va a andar merodeando la órbita terráquea desde 2029. Para esa época, vamos a ser más o menos 8.000 millones de habitantes (más todos los habitantes animales y vegetales, que nunca se cuentan) en esta superficie, no vamos a tener petróleo, y el agua -bendita Lilita, ¡ya lo dije!- y el morfi van a escasear (todavía más). Sin embargo, todas estas nimiedades van a ser resueltas, Hollywood mediante, gracias a nuestro buen enemigo Apophis, un fenómeno astronómico que, claro está, de cualquier modo conviene ir revisando desde ahora si no lo mandan Sadam, los chinos, los rusos o, por qué no, los africanos, es decir, cualquier otro que justifique alguna bombita más, antes de que vayamos todos sumisitos a los pies del capanga.

Publicado en Mass-media | Leave a Comment »

La patronal agropecuaria no qiuere que sea "presidenta"

Publicado por unblogdevariedades en 26 marzo 2009

La virulencia voraz de la patronal terrateniente ataca de nuevo • Como leones hambrientos, acechan por todos lados y por todos los frentes • ¡Hasta son expertos semiólogos!
En su primer discurso de campaña, en 2007, allá en La Plata (¡cuánto tiempo parece!), Sara K-ay comenzó su alocución recriminando al locutor que la había presentado, por haberla intitulado como la futura presidente de los argentinos. La correctiva fue algo así como “presiden-TA, acostúmbrense todos”, claro indicio de que, una vez asumida, su principal preocupación sería ocuparse de tales menesteres.

Los terratenientes que ahora sí, vociferan sus verdaderas intenciones más o menos descaradamente, están nuevamente recorriendo su rally mediático para volcar falacias por argumentos y apetencias por políticas agropecuarias. Atacan por todos los flancos, incluyendo el discursivo y, desde este ámbito, saben que lo que más duele a nuestra primera magistrada es que no la llamen como corresponde (al fin al cabo, tantos años de lecho y militancia para llegar a presidir nuestro país merecen que al menos se la invista con las palabras correctas, ¿o no?) Sistemáticamente, desde la SRA hasta la FAA, todos, la llaman señora presidente. Un error que comenten también los opositores, a medida que se van perfilando como tales. Un caso curioso es el de este periodista, más que funcional, más que conformista, más que obsecuente, cuya única crítica en estos años de k-ísmo está relacionada, precisamente, con el tema presidente/presidenta.

Las palabras nombran y, al nombrar, clasifican el mundo. Esa clasificación no es ahistórica, claro está. Hace cien años, hubiera sido imposible debatir si correspondía decirse presidente o presidenta, por la sencilla razón de que no había presidentas, ni siquiera como horizonte de expectativas. Los signos ligüísticos devienen signos ideológicos, y en la cuestión de como designar a Sara K-ay se esconde una clara disputa en términos de género. Desde este punto de vista, de “usos y costumbres” lingüísticas (y su correlato social), colocarse en uno u otro término es colocarse también en uno y otro polo de esa tensión.

Cuando la gramaticalidad o agramaticalidad depende sólo del habitus, la RAE dirime las cuestiones a su antojo, atendiendo a una (supuesta) mayoritaria distribución del fenómeno en estudio. Cuando depende de factores formales, gramaticales, la cosa adquiere una resolución más “objetiva”. En el caso de la palabrita que justifica estas líneas, el DRAE informa

presidenta.
1. f. Mujer que preside.
2. f. presidente (‖ cabeza de un gobierno, consejo, tribunal, junta, sociedad, etc.).
3. f. presidente (‖ jefa del Estado).
4. f. coloq. Mujer del presidente.

Vale decir que, en principio, la polémica estaría saldada, si se acepta la autoridad regente de la RAE sobre el español. No obstante, y como aquel periodista citado escribió en su texto razones tanto formales como de uso, vamos a revisarlas detenidamente:
• Que presidente es un participio activo es históricamente cierto, pero desfasado en al menos 50 años para cualquier teoría lingüística. Hace ya tiempo que hasta los más conservadores (la RAE, por ejemplo y a la cabeza) abandonaron la idea de que en castellano existen participios activos y pasivos, algo que sólo puede justificarse diacrónicamente (es decir, en términos saussureanos, fuera del sistema de la lengua)
• Negada la premisa anterior, no es posible sostener que presidente es morfológicamente invariable, o que siendo “susceptible” de recibir marcas de género y número, éstas no son obligatorias. Es un nombre (sustantivo o un adjetivo) pleno, que recibe marcas de género y número, es decir, flexión nominal, sin otras restricciones que las que este subsistema morfológico tuviera para todos los nombres, sin excepción. De hecho, en otros casos similares se ha utlizado desde mucho antes la doble forma en -e/-a para sus bases (por ejemplo, gerente/a), y nadie se ha escandalizado
• Es cierto que no se dice “bella durmienta”, pero este caso particular no invalida toda la teoría, ya que no ocurre no por restricciones formales (cuya inexistencia acaba de fundamentarse) sino por razones de uso. La única “bella durmiente” que ha cristalizado como sintagma referencial en femenino es la del cuento, ya que el mismo término durmiente, refiriéndose a la acción de dormir, es una palabra casi afectada que cedió espacio semántico a otra más coloquial: dormilón/a. Como sustantivo, refiere en masculino a los maderos que unen vías de ferrocarril y, acá sí, es invariable, en el sentido de ser un sustantivo de forma fija (es decir, que no presenta marcas flexionales de género, como en casi todos los sustantivos: árbol, casa, etc.)

La cuestión fue y vino, entonces, del uso a la forma, y de ésta nuevamente al habitus. No hay restricciones formales para decir presidenta, pero sí, claro está, ideológicas. Mentalidades conservadoras se reflejan en el conservadurismo lingüístico, es evidente, sean de una u otra calaña. Y también salta a la vista que las palabras son vehículos materiales de la ideología, utensilios que se usan para cocinar la comida que cada uno mejor sepa cocinar.

Publicado en Lingüística | 1 Comment »

Despertar una madrugada…

Publicado por unblogdevariedades en 22 marzo 2009

Despertar una madrugada con más sed que sueño,
preguntándote dónde dejaste tu mañana
–esa mezcla de pesares e ilusiones
que a veces te acompañaba–
y ya no poder dormir, porque
soñar no es lo mismo,
y descansar no alcanza.

Publicado en Poesías | Leave a Comment »

Muestra: "El vacío y los 4 elementos"

Publicado por unblogdevariedades en 22 marzo 2009

• Copio y pego tal como me lo reenviaron

Estimados Ex becarios del Japón:

El Centro Argentino de Ex Becarios de Japón tiene el agrado de invitar a Uds. a la inauguración de la muestra “El Vacío y los 4 Elementos” de la artista y ex-becaria Julieta Jiterman, que se realizará el próximo martes 17 de marzo de 16:30 a 17:30hs.

Como resultado de su proyecto de investigación iniciado en Japón, se exponen aquí una serie de obras basadas en uno de los conceptos básicos del sumi e: la presencia de los 4 elementos (agua, aire, fuego, tierra) y la presencia del vacío como “origen de todas las cosas”.

Las muestra podrá ser visitada hasta el viernes 27 de marzo en el Centro Cultural e Informativo de la Embajada del Japón, Paraguay 1126, Cdad. de Bs. As., en el horario de lunes a viernes de 10 a 13 y de 14 a 17:30hs.

Saluda a Uds. muy atte.

Centro Argentino de Ex Becarios de Japón

Publicado en Parroquiales | Leave a Comment »

Start me up: haciendo aerobics con Jagger

Publicado por unblogdevariedades en 19 marzo 2009

El que sigue es un burdo video de 1981, cuando la industria del clip estaba en pañales • Provoca risa por donde se lo mire, y hasta hace suponer que todos los evidentes errores y problemas de factura (delay, playback, etc.) son ex profeso • Igual, está bueno que veas, chiquitín / chiquitina postmoderno/a, con qué disfrutaban tus mayores antes que vos nacieras :P

Publicado en Rollingadas | 2 Comments »

Elecciones anticipadas 2009: 136 (Marcos Paz-Primera Junta) a 109 (Liniers-Correo Central)

Publicado por unblogdevariedades en 19 marzo 2009

El viernes pasado amanecimos con “la jugada” (?) del Gerente General de Buenos Aires S. A. que adelantaba las elecciones porteñas • Y nos acostamos con “la jugada” (?) de Sara K-ay que adelantaba las elecciones nacionales • ¿Por qué tanto apuro y tanta coincidencia?

Hace dos minutos, la Honorable Cámara de Diputados de la Nación acaba de darle media sanción al proyecto de ley impulsado por el Poder Ejecutivo, por el cual se modifica por única y excepcional vez la legislación electoral (reformada por Néstor en 2004), y se adelanta la fecha de elecciones en 2009. Con el correr de los días, ha habido argumentos a favor y en contra de todos los tenores, débiles y malintencionados. Pero, a nuestro humilde modo de ver, todos esconden motivos más profundos, y quizás por eso más verdaderos.

El Gerente General de Buenos Aires dijo “Bueno, ahora que está bueno Buenos Aires… bueno, votemos antes, boló” Y se despachó una tardecita con la noticia de que fronteras adentro, se iba a elegir representantes el domingo 28 de junio. El cálculo, puramente electoral, se basó en despegar de la “nacionalización” de la elección (algo que, entre otros, provocaron esos tres chiflados llamados Solá, De Narváez, Macri), no tanto porque no rinda debatir el proyecto de país con los burguesitos de consorcio de la ciudad y puerto de la Santa María de los Buenos Ayres, sino porque no hay tantas figuritas re-PRO para largar a la carrera del sufragio (de hecho, para esta lid calienta sus motores la sonriente Felisa) Las palabras, como siempre, sonaron lindas (más que cuando Mauri canta Queen en inglés), y se embadurnó todo con muchos decires del tipo “los porteños necesitamos discutir nuestros propios problemas”, “no queremos enfrascarnos con el gobierno nacional”, etc. Si este era el caso, se tendría que haber anunciado para cuándo, cómo, etc., se largaba la elección de las comunas (pero de que la chusma husmee en los negocios, claro, ni noticias)

Hasta anteayer, diríamos, Néstor había acompañado en Catamarca a aliados dignos de su calaña, y perdió (aunque, justo es reconocerlo, no por paliza: el aparato rinde, aún). Santa Fe ya había decidido cortarse sola (lo cual implicaba un problema en el PJ santafecino, quizás uno de los más golpeados desde marzo de 2008 para acá), pero no era demasiado dificultoso, en tanto había que transar con el ex corredor y actual sojero quién iba dónde, y listo. Por otra parte, estas provincias ya habían desdoblado, en otras ocasiones, sus elecciones, es decir, era tradición su “voto aparte” y no resultaba, a marzo de 2009, ninguna novedad. El verdadero “disparador” de la decisión, entonces, fue Mauri (quien no estaba muy de acuerdo, en su bolsa de gatos, con eso de ir por separado y, oh sorpresa, al día siguiente de su decisión opinó casi en un todo conforme con el gobierno nacional, abriendo un frente con Felipe, que de eso de abrir frentes y caer parado se la sabe lunga)

Los lilitos vieron de nuevo la luz, o los cuatro jinetes del apocalipsis (que en su jerigonza oscura y mística es más o menos lo mismo) y clamaron por la institucionalidad, el respeto, la seguridad jurídica, etc. Margarita, que sigue deshojándose para ver si se alía o no con su correligionario Moreau, llegó hasta a sugerir que el adelantamiento era una especie de preparación de terreno para rajarse anticipadamente, como sucedió otras veces en nuestro país cuando se adelantaron elecciones (su actual mentor en las sombras Duhalde fue el último, luego de reprimir en el Puente Peyrredón) Es curioso el argumento de la seguridad jurídica, el respeto por las reglas de juego, la institucionalidad, y toda esa perorata que hacen nuestros republicans: siempre se trata de las suyas, las del combo clase media urbana + terratenientes campestres. Se invoca lo que luego se niega, o lo que luego se va a ningunear: si va al Congreso es porque éste es una escribanía, y si se hace por decreto es porque no hay Congreso.

De cualquier modo, el pejotismo ka-ísta no encontró forma de decir lo que no quiere explicar, y entonces argumentó con falacias ad hominem: que ustedes son los mismos que en la época de la Alianza confiscaron ahorros, que está bien cuando ustedes lo hacen y está mal cuando lo hacemos nosotros, etc. Nada nuevo, y puro chicle masticable para las muelas cariadas. En lo inmediato, el cálculo también es sencillo: una paliza, toda junta, es más resistible que varias (o una victoria pírrica, suponiendo que el aparato de nuevo se porte y que Macondo Conurbano rinda) La misma Sara K-ay lo dijo sin querer: superado el escollo electoral, afirmó en su discurso, podremos dedicarnos en la segunda parte del año a enfrentar la crisis. El problema no es cómo se termine votando, sino lo que se viene para el segundo semestre.

Así, sin que nadie lo diga, va emergiendo esto del escollo: se está viviendo la crisis más brutal del capitalismo tal como se lo conoció después de 1930. Las diez fortunas más grandes del planeta ya “perdieron” 150.000 millones de dólares desde que decidieron “pinchar” la burbuja (¿o alguien creyó en serio que se pinchó “sola”?), es decir, se está produciendo una “redistribución de la riqueza” del modo que al capitalismo más le gusta: a los golpes y cagando siempre con el agujero apuntando para abajo. Esa guita no se “evaporó” sino que está en otras manos, con lo cual la lucha es caníbal y a muerte, arrojará un nuevo orden mundial que esperan controlar, y producirá reagrupamientos de bloques y fuerzas. Allá en el norte hay un negro bueno, pintado de blanco, que da “garantías”, es “previsible”, constituye una “esperanza de cambio”, y todo eso que a los lilitos tanto enamora, y acá tenemos una señora paqueta que anticipa las elecciones, antes de que sea bien visible que todo estalla: si votamos antes, evitamos que llegue alguien que venga, realmente, a meter palos en serio en culitos enriquecidos. El dirigente de piqueteros y desocupados Pérsico, dueño de la cadena de helados más caros de Buenos Aires, así lo expresó hoy en declaraciones radiales: si se pierden las elecciones de junio habría que tirarle por la cabeza el gobierno a Cobos, a ver qué hace. O sea, ante el descrédito, pasémosle la posta a alguien de los nuestros (que marketineramente dice que no lo es), pero definamos todo esto pronto (no sea cosa que se venga el estallido que no dominaríamos con campañas psicológicas de comisaría y bonos de trueque, como otras veces)

Superado el escollo electoral (que por eso mismo no puede resolverse en octubre, sino cuanto antes) y todos/as nosotros/as, políticos beneficiarios de la democracia liberal capitalista, reacomodemos en casa los puestitos que están en juego, podremos seguir viendo cómo seguimos hambreando por igual a todo el país. La elección en Diputados, luego de vacuos discursos de unos y otros, escondió lo fundamental y el resultado, los guarismos, sólo sirvieron para recordar que el 136 afirmativo y el 109 negativo son nada más que dos trayectos de bondis que, a la larga, tienen las mismas paradas intermedias. El 28 de junio todos tendrán el carguito asegurado, unos y otros afirmarán que ganaron, venderán placebos cual panaceas y, lo más importante: seguirá todo en familia. Luego, san Washington decidirá.

Publicado en Sociedad | 2 Comments »

Paradójica…

Publicado por unblogdevariedades en 14 marzo 2009

I

Paradójica
mente,
cuando estamos frente a frente
sólo puedo mirarte
y esconderme:
temor a desarmar el mundo,
a enredar las palabras,
y a perderte.

Insegura
mente,
sólo puedo mirarte
para soñarte en las noches
y reencontrarte en las tardes,
entre silencios que pesan
y palabras que darte.

II

Ya sabés, no puedo ocultártelo:
conociste los restos del yo que antes fuera,
alguien que producía pequeños milagros,
y que nunca permitía temblores en su tierra.

Y ahora aquí estoy, diríamos, entregado,
resistiéndome a tus miradas, mis deseos, la sal nueva:
harto de hogueras donde despedir los pasados,
apenas insinuándome y refugiando mi estela,
a la espera siempre de tu primer paso
–ese que nunca llega.

Ya sabés, no puedo ocultártelo:
te ha tocado en suerte
conocer al que soy después del que fuera.

Publicado en Poesías | Leave a Comment »

Hay que matar a todos los chorros

Publicado por unblogdevariedades en 13 marzo 2009

Las semanas que pasaron se consumieron en la superficie del debate acerca de la (in)seguridad • Farandulescos personajes funambulescos vertieron sus sesudas y estudiosas meditaciones • Y encima, los últimos más resonados, fueron acá a unas cuadras de casa

Un susano iba a empartuzarse con un flaco ya conocido y algún tercero convocado por este y terminó flotando muerto con su lujuria como estigma. Crímenes raciales, étnicos, xenófobos y/u homofóbicos existieron, existen y existirán, y no es frecuente que “la sociedad” se escandalice tanto. Pero claro, el puto era puto, pero era un susano. Pobre Su, mirá lo que le pasó (¿qué le pasó?) Esto, en la calle Charcas al 3700, a unas 15 o 20 cuadras de casa.

Un entrenador físico ligado a Cóppola (lo que, a priori, no permite inferir nada) llegaba a su casa en una camioneta 4 x 4 medio pelo, a la noche; fue abordado por unos tipos, se resistió, lo bajaron, salieron con el vehículo y le pasaron por arriba. Esto, en mi misma calle, a exactas tres cuadras. A los pocos días, a un narco de la peligrosísima Zona Sur lo dejaron degollado y desangrando a la vuelta del muerto anterior, acá en la tranquilísima Zona Oeste (considérese: ningún asesino/mafioso/chorro va a ser tan boludo de dejar un “paquete” en una “zona sensible”, encima lejana, salvo que quiera desafiar algo, dejar algún mensaje, etc.)

El mismo sábado pasado, a la medianoche, sacando el auto de casa, creo que me salvé de pedo (y por olfato: ya me afanaron otro, de caño, entrándolo acá mismo). Si no fue suerte, al menos la paraonia interpretó una secuencia muy extraña de ese modo muy lineal. Andá a saber.

Estos casos -porque son eso: casos- y otros (el “policía bueno” de San Isidro, que ahora perdió valiosísimas acciones mediáticas; ese otro policía que balearon dentro del patrullero -¿tan boludos pueden ser los chorros? No lo creo-, etc.), permitieron durante unas semanas una inducción bastante falsable pero altamente rendidora, tanto que hasta Sara K-ay incorporó la palabra inseguridad, luego de más de un año, a sus alocuciones de café en la barricada (no faltaron las estadísticas, obvio, y hubo una que reveló que en 37 discursos, de campaña y ya en la presidencia, nunca había usado tal palabreja) Que el gran bonete lo tiene la Corte Suprema, que lo tiene el Congreso, que lo tiene Jefatura de Gabinete. Entre tanta gambeta, hasta Cacho Castaña (Pugliese, Pugliese, Pugliese, me enseñó a decir Pablo) se dijo el lujo de dar lecciones al Código Penal. Y muchísima gente (alimentada por De Narváez vía América TV, por la patronal agro-exportadora vía Clarín-Canal 13 con parada en Expogragro, y por tantos otros no menos ingenuos), salió a la calle (convocando de todos lados: no importó que se “arreara ganado” de otras zonas) en la esquina de Mosconi y San Martín, acá nomás también. Y pidió (pide) palo y a la bolsa, o mejor dicho:
• Baja de la edad de imputabilidad y leyes “más duras”
• Pena de muerte o “que se pudran en la cárcel”
• Basta de derechos humanos para los delincuentes

Las consignas son eso, eslóganes: fáciles, efectivos, sedantes. Cuando se constituyen en base ideológica explícita para la circulación de discursos, se toman por “sentido común” y -podríamos decir- cagamos: obturan el debate, cegan e imponen. Blumberg lo supo bien, y vendió sus ideas (y ya que estaba, su calificación como ingeniero) con un maquillaje marquetinero que le permitió, de paso, crear una fundación (cualquiera sabe que cualquier fundación en este país permite lavar guita más fácil que Ace limpia las manchas de las medias de Gianola) ¿Qué implica cada una de las “soluciones” que se exigen?

Primero habría que entender algo que es básico: el día que te matan a un ser querido, no vas a ir a buscar justicia sino, probablemente, venganza. Precisamente, ahí está la diferencia fundamental entre una sociedad jurídicamente organizada y una selva: que más allá del entendible dolor del que / de la que la padece, el resto de la sociedad y sus instituciones tutelen cómo y en qué marco se va a medir y juzgar el delito, algo de lo que las sociedades se dieron cuenta bien pronto, y que está ya en la Biblia, bajo la figura literaria del Rey Salomón.

• Baja de la edad de imputabilidad y leyes “más duras”
La baja de la edad de imputabilidad, a los 16, 14 ó 10 años, es un caramelo fácil de comprar: si Claro le propone a un pibe (y a sus padres) que en lugar de un cobayo se compre un teléfono celular (¿qué fundamento de “necesidad de comunicación”, rige esto?), es decir, si la infancia, la pubertad y la adolescencia se ven como sujeto de consumo, antes que como sujeto de derecho, está claro que, siendo consumidor, habrá quienes funden su derecho en el consumo y quienes queden excluidos de sus derechos a partir de la exclusión del consumo. Este sujeto negado, elidido, invisibilizado, no encuentra en el ordenamiento jurídico el fundamento de su ser-sujeto. Caer con la pena de muerte a un pibe de 10 años sería lo mismo que, por ejemplo, los padres de uno/a de 14 se enteren de que su éste/a se mandó alguna macana considerable (la que sea, en la escala familiar valdría lo que en la escala social) y como única intervención le impongan no comprarse las zapatillas que quería, le prohíban ir a bailar, lo muelan a golpes, o lo que sea, es decir: la pena por sí misma y sin más. Eso, solamente, marcaría la desresponsabilidad del adulto sobre el menor, aliviaría culpas y conciencias y listo… Que se encargue el pibito, si al fin y al cabo él “sabía cabalmente”, “tenía conciencia” de que quería comprarse el telefonito de Claro

Leyes más duras, gracias al “ingeniero”, tenemos, desde hace unos años. Sin embargo, con juzgados sobrecargados, cárceles suprepobladas y que no reeducan, policía que mete a chicos/as y grandes en gayola, cagándolos a palos para que no se olviden “quién manda” y asegurarse el futuro “peaje” para la taquería, y todos los etcéteras que se quiera, ¿las leyes más duras, así, solitas, como medida mágica, arreglan el problema? El paroxismo de la “ley dura” lo tuvimos en épocas de la dictadura genocida, y eso, en definitiva, es lo que se está reivindicando -con los militares estábamos mejor- o propiciando que se reivindique.

• Pena de muerte o “que se pudran en la cárcel”
La pena de muerte se aplica en países donde -dicen- está demostrado que no tienen efecto alguno, sea coercitivo, educativo o preventivo. Está explícitamente prohibida por la Constitución Nacional (que incluye pactos internacionales, entre ellos el de San José de Costa Rica). Y funtamentalmente, en un país que vivió no sólo un genocidio en los ’70, sino la pena de muerte de hecho para opositiores políticos desde 1955, es una tentación demasiado peligrosa. Ojo por ojo es una sentencia fundada en la venganza y, para peor, avalada por el Estado, algo que ni entre los animales existe (¿alguien vio alguna vez a algún animal ejecutar a otro por venganza?)

La cárcel como espacio de reclusión hasta la podredumbre ya existe, si consideramos que pudrirse es corromperse y degradarse algo hasta transformarse en otra cosa. Eso, hasta hoy, no mejoró la situación, ni mucho menos. Y además, nuevamente, el escollo de la Constitución: las cárceles como “resocialización”. De hecho, el desear que alguien se pudra en la cárcel es todavía más jodidamente inhumano que la pena de muerte, en tanto esta es rápida y aquella consuma la venganza durante décadas de sádico sufrimiento.

Otra cosa sería adoptar sistemas de cómputo de penas acumulables, como en España o Estados Unidos (eso de darle mil años de cárcel a un fulano que, obviamente, no es Matusalén), pero ¿para qué queremos -nosotros, la sociedad- al reo todos esos años adentro? ¿Para que se muera/mate en cárceles superpobladas (de gente y de los consiguientes conflictos), para que constantemente abuse / sea abusado sexualmente o, en el mejor de los casos, para que estando todo el tiempo al pedo pueda planear una fuga y aplicar afuera todo la nueva sabiduría que sus compañeros y el Servicio Penitenciario le enseñaron adentro? El colmo de la recalcitrante derecha lo escuché de boca de la videlista, alfonsinista, menemista, delarruísta y duhaldista Moria: ¿por qué tengo que darle de comer en la cárcel, con mis impuestos, a un asesino? Por el simple derecho de que la sociedad, hasta donde se sabe, no mata a sus integrantes “malformados” como en la antigua Esparta.

• Basta de derechos humanos para los delincuentes
Los derechos humanos son eso, derechos inalienables de cualquier ser humano. Cierta construcción muy útil y funcional ha logrado, teoría de los dos demonios mediante, constituir una especie de derechos “buenos”, que están con la “gente buena”, o sea, la que resistió la caída de los ’70, los ’80, los ’90 y los ’00, la que zafó de la exclusión y la injustísima y repugnante inequidad que racionalmente se plantó en este país desde 1976 (y un poco antes). Esa “gente buena” pide que el Estado deje de velar por los derechos humanos “malos”, es decir, los derechos de los estudiantes, obreros., sacerdotes, docentes, etc. (y tirabombas, es cierto) de los ’70, los derechos de los que fueron quedando afuera de todo (al fin y al cabo, que se jodan por no haber estudiado, por ser vagos, o simplemente por no haber sabido acomodarse a los nuevos tiempos, comprando dólares, evadiendo, etc.) En el fondo, la “gente buena” no entiende cómo ese otro-sin-derechos no se queda quieto, amorzadado, adecentado, sin decirle no a la droga (esa que “ellos” buscan para suspender su vacio existencial, no como la “gente buena” que lo hace por diversión), recibiendo la dádiva del político de turno (limosna -que quede claro- muy mal vista, y que los confirma en su ser-cosa: ganado transportable a actos políticos, etc.): en definitiva, bueno, calladito y quieto, mientras la “gente como uno” la ve pasar y se queja porque les roban todo, todo el tiempo: una cosa es que los que sean asesinados sean “ellos”, así, solitos, por desnutrición causada por nada ni nadie, por afanarse entre sí en sus ghettos -en lo posible, hasta matarse entre todos (uno menos, dijo la mierda humana y rubio-ario Feinmann)-, y otra cosa muy distinta, y que verdaderamente es la que indigna, es que “ellos” nos maten a “nosotros/as”.

Nadie es responsable de nada o, mejor dicho, “ellos” son responsables de todo, de lo que les pasa y de lo que “nos” pasa o “nos” hacen. Si antes “él” y “yo” teníamos 1 y 1, y ahora “yo” tengo 2 y “él” 0, la culpa es de “él”, que no se cuidó. Ahora, “yo” quiero que el Estado me cuide de “él”, mientras “yo”, con el fruto de mi esfuerzo, me dedico a conseguir rapiñarle a algún incauto “otro” su 1, para “yo” sumar 3, que ambiciono que prontito sean 4, etc.. Característicamente, la bonachona Susana, involucrada en fraudes varios al fisco (con el sacerdote corruptor de menores Grassi, con su ex novio y socio, etc.), no sólo no pone, sino que además pide que no le saquen: perinola completa. El monto que evadió, concedamos, es mínimo (comparado con el que amarroca acá y afuera), pero es un símbolo en el mejor sentido peirceano: el exponente de un tipo de cognición, de relación con la realidad fundada en convenciones bien establecidas. Y de un tipo de uso del micrófono, que pide justicia y derechos humanos cuando las aguas servidas llegaron a su propia medianera, pero que tomaba té de jazmines mientras a su vecino la mierda le llegaba al cuello ¿Alguna vez se juntaron Susi, Moria, Cacho “Pugliese, Pugliese, Pugliese”, etc., en alguna esquina, alguna solita vez, para exigir justicia por el excluido y desposeído? ¿Hicieron algo más que un donativo esporádico que fundamentalmente dedujo ganancias? No jodamos, muchachos/as… Con el calzón / la bombacha sucia no le pueden pedir a nadie que se lave el hedor…

En fin, en esta época mac-combo, ¿te puedo agrandar tu pedido de derechos humanos por cincuenta centavos? Como ya no se sabe si uno sale vivo de su casa y vuelve ídem, y teniendo en cuenta que hoy es viernes 13 (y que según nuestra colonizado y postmoderno credo, es día de mala suerte), esta noche, por las dudas, no salgo, y me quedo viendo C5N

Publicado en Sociedad | 2 Comments »

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.